Marcas

Almaradas

¿Qué es una Almarada?

Con el nombre de Almarada se conoce a un arma blanca antigua que fue usada en España como arma de defensa o de caza que por su peligrosidad se consideraba arma típica de rufianes y bandoleros.

Las almaradas antiguas eran un tipo de arma blanca utilizadas frecuentemente por los criminales y guerrilleros. Se tipifica como puñal porque estaba destinada exclusivamente a pinchar, aunque algunas se pueden clasificar como cuchillos por poseer un solo filo.

El nombre Almarada deriva del árabe hispánico *almaẖráz, y este del ár. clás. Miẖraz, que significa puñal, según el diccionario es un puñal agudo de tres aristas y sin corte.

Las amaradas también son conocidas como “puñal de arzón” “daga de rufián” o “cuchillo de bota” ya que por su forma fina y alargada era un arma fácil de ocultar dentro de la bota o bajo el arzón de la silla de montar. Es muy probable que el origen de las almaradas sea para uso militar y que después se hizo popular para uso de defensa o en la caza. La hoja es siempre alargada y estrecha de tipo estilete, siempre muy puntiaguda para punzar y penetrar. La sección puede ser triangular o trapezoidal y en ocasiones tienen filo para poder cortar los cordajes y uniones de las armaduras.

Queda claro que la fabricación de estas almaradas en los siglos XVI al XVIII estaba destinado a la guerra, y enfrentamientos entre caballeros donde después de descabalgar o abatir a un enemigo era necesario rematarlo en el suelo usando un arma como la Almarada que por ser de hoja estrecha puede penetrar a través de los huecos o uniones de las armaduras. Por esta función en ocasiones s ellas denomina como “quitapenas” o “misericordia” El uso por parte de rufianes o delincuentes es una leyenda o tradición mucho posterior basada en actas judiciales o recuerdos de crímenes esporádicos cometidos por estas armas.

El tipo más común tiene forma de puñal de dos o tres aristas, pero también las hubo con forma de cuchillo de un solo corte, o incluso con forma de punzón sin filo. La forma o número de aristas no es determinante para considerar a un arma blanca antigua como almarada.

Características de las almaradas españolas antiguas de los siglos XVI, XVII y XVIII

Lo que diferencia a un almarada de cualquier otro tipo de puñal o cuchillo son estas características.

  1. Hoja alargada y de punta aguda

  2. Empuñadura sin guarda ni gavilanes, algunas llevan a modo de guarda un botón en uno de los lados

  3. Vaina o funda que permite ser ocultada dentro de la bota sin riesgo de pincharse y con protección o contera en la punta.

almarada española antigua

Bella Almarada antigua del siglo XVIII, fabricada en Albacete es del tipo de cabo de discos de latón.

Cualquier arma antigua que cumpla todas estas características puede considerarse una almarada aunque la almarada clásica y más valorada por los coleccionistas son el tipo de almarada clásica fabricada en Albacete en el siglo XVII y XVIII que se caracteriza por ser de cabo curvo de asta con un bello botón decorado y hoja de cuchillo con filo y contrafilo en la punta. Un componente común a las almaradas más antiguas es el vástago rematado por un botón, que tiene como función servir de apoyo a la hora de manejarlas y de tope al colocarlas dentro de la bota, de la faja o del arzón, por lo que también se denominan "puñales de arzón".

El uso de las alamaradas comenzó en España en el siglo XVI como arma de soldados o guerrilleros que la portaban para rematar a los enemigos heridos en combate. Se considera que en los siglos XVIII era un arma exclusivamente usada por delincuentes ya que numerosas leyes y ordenanzas prohibía expresamente el uso o porte de alamradas, pero la realidad es que siguió siendo un arma común y por el lujo y los materiales de algunas de ellas se puede asegurar que eran armas caras y de uso de gente adinerada. En le siglo XIX siguió usándose aunque las que se conservan de esta época son armas más sencillas y de menos calidad.

almarada siglo XVIII

Conjunto de Almarada con cuchillo, Albacete siglo XVIII. Algunas almaradas albaceteñas se conservan como un conjunto de dos piezas de cuchillo pequeño y almarada que se guardaban en la misma vaina de cuero, por la calidad de los materiales, las leyendas escritas y la decoración se pueden considerar armas aristocráticas para caza  y defensa, aunque la la cultura popular y la tradición las considera armas peligrosas y prohibidas.

La almarada como arma de remate en la caza mayor

Si bien en el origen el término almarada designaba un arma de guerra, con el tiempo evolucionó para designar un arma de caza que tenía una forma similar pero cuco diseño y finalidad era el uso en el remate de piezas de caza mayor. La mayoría de las almaradas conservadas desde el siglo XVII hasta el XIX tenían este fin. El contexto en el que se encuentran estas almaradas españolas


almarada pintura cuadro siglo XVIII

Trampantojo con armas, pertrechos de caza y reloj, de Vicente Victoria (Museo de Bellas Artes de Valencia). Final del siglo XVII.

En este excepcional cuadro al óleo sobre lienzo se representan varios pertrechos de caza, dos pistola, una polvorera, un reloj y una almarada de estilo albaceteño que gracias a este cuadro se puede fechar hacia 1700. Es evidente que la almarada aquí representada es un útil de caza. Las armas de fuego de la época no eran muy efectivas y en la mayoría de ocasiones no mataban al animal, ya sea ciervo javalí, corzo etc. por este motivo el cazador necesita llevar un arma blanca, cuchillo o almarada que sea efectivo en el remate de la caza.

La caza mayor en el siglo XVII-XVIII, en el contexto de este cuadro que representa objetos muy caros y escasos como el reloj, es una actividad recreativa de uso exclusivo para la nobleza, por lo tanto las almaradas albaceteñas son un útil destinado principalmente a la caza mayor ejercida por la nobleza española.



▷  Almaradas【NAVAJA 19 】

Hay 4 productos.

Mostrando 1-4 de 4 artículo(s)

Filtros activos